MISERICORDIA

2016-04-18-18-38-34

AUTOR.- Benito Pérez Galdós. 1897.


DE WIKIPEDIA.-

Misericordia, cuyo título encierra un doble sentido, que si bien parece inspirado por el nombre de la popular institución de beneficencia, el Hospital de la Misericordia de Madrid, con más contundencia argumental hace referencia al supuesto atributo divino, encarnado en la piedad de su protagonista, la criada y mendiga Benina. Narra, en medio de un descarnado desfile de pordioseros, tullidos y demás menesterosos de los bajos fondos de la capital de España, las andanzas mendicantes de Benina y el ciego “Almudena”.

En Misericordia me propuse descender a las capas ínfimas de la sociedad matritense, describiendo y presentando los tipos más humildes, la suma pobreza, la mendicidad profesional, la vagancia viciosa, la miseria, dolorosa casi siempre, en algunos casos picaresca o criminal… Para esto hube de emplear largos meses en observaciones y estudios directos del natural, visitando las guaridas de gente mísera o maleante que se alberga en los populosos barrios del sur de Madrid. Acompañado de policías escudriñé las “casas de dormir” de las calles de Mediodía Grande y del Bastero, y para penetrar en las repugnantes viviendas donde celebran sus ritos nauseabundos los más rebajados prosélitos de Baco y Venus, tuve que disfrazarme de médico de la Higiene municipal. No me bastaba esto para observar los espectáculos más tristes de la degradación humana, y solicitando la amistad de algunos administradores de las casas que aquí llamamos “de corredor”, donde hacinadas viven las familias del proletariado ínfimo, pude ver de cerca la pobreza honrada y los más desolados episodios del dolor y la abnegación en las capitales populosas...”

                                               Galdós, en el prólogo a la edición de Misericordia de 1913.

Del escritor español Benito Pérez Galdós, publicada en la primavera de 1897, dentro del ciclo “espiritualista” de las “Novelas españolas contemporáneas”. A la venta pocos días después de ser concluida, se publicaron fragmentos de promoción en El Imparcial y El Liberal que no fueron suficientes para evitar que cayera en el olvido; habrían de pasar más de treinta años para que se imprimiese una segunda edición.
Algunos críticos y galdosistas la consideran, junto a Fortunata y Jacinta una de las obras del autor con valores universales.
Ha sido llevada al teatro, la televisión y el cine en diferentes versiones.


Coma, coma, señor Ponte , que, aunque ésta no es comida fina, como las que a usted le dan en otras casas, no le viene mal ahora. Los tiempos están malos. Hay que apencar con todo…

– Señora Nina-replicaba el protocursi-, yo aseguro, bajo mi palabra de honor, que es usted un ángel; yo me inclino a creer que en el cuerpo de usted se ha reencarnado un ser benéfico y misterioso, un ser que es mera personificación de la Providencia, según la entendían y entienden los pueblos antiguos y modernos.

– ¡Válgate Dios lo que sabe y qué tonterías tan saladas dice!

Doña Francisquita Juárez  de Zapata, mas conocida en la obra como doña Paca, sus dos hijos, Antonio, casado con Juliana y Obdulia, casada con Luquitas, conforman el universo de Benina, su asistenta, la gran protagonista de la obra de Galdós. La familia y en particular a Paca y su hija Obdulia serán su razón de vida y a las que cree en la obligación de atender y ayudar para que coman (porque malgastaron todo su patrimonio)…con lo que obtiene de la mendicidad ( aunque ella nunca dice de dónde lo saca, llegando a inventar procedencias, incluso personajes, que, “misteriosamente”, cobrarán vida). Las idas y venidas de esta mujer y las múltiples “gestiones” que realiza para tener contentos a todos, conformará una novela de una gran carga dramática, pero contado con un saber hacer y tal gracia, que, a pesar de los pesares, que son muchos, en mas de una ocasión nos traerá una sonrisa ante una aventura o una descripción.

Magníficas esas descripciones de los personajes: los vemos, de arriba a bajo, pero no sólo físicamente, también en cómo son. Siempre en un submundo, en el que nada tienen, dónde hasta la pordiosera Benina acaba siendo el centro de atención de multitud de menesteroso,s que la creen rica y le piden, todos le piden…En las 340 páginas, esta buena mujer está socorriendo a uno u otro. Y pegado a ella, el ciego Almudena,  Almudenilla, Mordejai.

De obligada lectura en la época de bachillerato, y para un posterior Comentario de Texto en la asignatura de Literatura, la recupero ahora, y su calidéz y ternura la hacen para mí una obra imperecedera.

Os la aconsejo.

Anuncios

5 comentarios sobre “MISERICORDIA

  1. Me la has traído de nuevo al recuerdo.. ¡¡Gracias!! Y la ilustración ¡¡magistral!!
    Creo que no podrías retratarlo mejor, sobre negro, el impacto del blanco, las expresiones, las manos famélicas mendigando… un gran trabajo, amiga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s